Blog de josefinaopina18

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Como sardinas en lata

Escrito por josefinaopina18 26-04-2018 en Transporte público. Comentarios (0)


“¡Péguense como anoche que todavía faltan!”, Vociferó el cobrador

Según un estudio urbanístico publicado hace dos años en el periódico El Caribe, el 87 porciento de las personas que toman un transporte colectivo llega tarde a su destino. Y si el problema solo fuera llegar cinco, 10 o 15 minutos de retraso, pudiera solucionarse saliendo más temprano de sus casas.

Los pasajeros se exponen a diario a la imprudencia de los malos choferes, al peligro de ser asaltados, a la incomodidad que producen los vehículos chatarras que adornan las principales avenidas del país…

Hace un año abordé el autobús de una asociación estudiantil. Todos los asientos estaban ocupados. Cuando llegué ya habían, precisamente, dos hileras de estudiantes parados. Todo transcurría “normal”, hasta que un personaje que figuraba como el cobrador de la guagua, ante la espera de más pasajeros, vociferó: “¡péguense como anoche que todavía faltan!”. Quedamos atónitos; formó otra fila en medio de nosotros. Íbamos como sardinas en lata. Cuerpo a cuerpo, sintiendo la frecuencia cardíaca de los demás, la respiración de unos sumándole los indeseables olores corporales de estudiantes, cual trabajador de la construcción, después de una larga jornada de estudio, querían llegar a sus hogares.

El transporte en República Dominicana debe mejorar y los pasajeros merecen recibir un servicio que les garantice su humanidad. Ir como sardinas en lata, pagar un pasaje caro porque el alza de los combustibles marca la pauta, y no solo eso, llegar tarde a sus destinos estropeados, sucios y estrujados les resta dignidad a las personas.

El transeúnte es deshumanizado cuando lo obligan a estar pegado a otros porque hay que llenar el autobús, cuando tiene que pararse en la puerta de la guagua y peligrar su vida porque el próximo transporte pasa en una hora, cuando el responsable del volante es un mal educado y le lanza improperios ante la petición de una parada que no le conviene.

Pero más deshumanización se describe cuando es asaltado por quien se disfraza de persona trabajadora y le arrebata sus pertenencias o peor aún, cuando el encargado de transportarlo es un Jack el Destripador que deshonra y mata a quien en virtud de un compromiso salió de su hogar a cumplir con sus obligaciones. ¿Quién defiende a los de a pie?

En febrero del año pasado se promulgó la ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad y todavía en estos días, la fusionada institución informa los cambios para este sector. Esta ley pretende sacar a las chatarras del parque vehicular, su objetivo principal es eliminar paulatinamente el carro de concho para que las personas solo aborden las temibles guaguas y minibuses porque acogen una mayor cantidad de pasajeros y así viabilizar el tránsito,

Esta medida no ha sido aceptada con beneplácito para los que utilizan los carros para conchar mucho menos para los pasajeros que entienden que las guaguas tardan mucho en el camino y que sobrecargan la cantidad de personas que deben admitir. Obviamente quien está acostumbrado a llegar con más decencia a su trabajo ve como un absurdo utilizar ese medio de transporte.

La población duda de esta nueva ley que si bien garantiza el sueño más anhelado para los de a pie: un servicio digno, pero la poca confianza que hay en este sector mantiene en vilo a los que ya van de Guatemala y no quieren ir a Guatepeor.

“Cuesta creer que esta ley esté diseñada para defender a los infelices pasajeros, a lo mejor solo se trate de una medida más para eliminar los aterradores tapones”, cuenta José Alberto, quien en sus 20 años en el mercado laboral dice estar cansado de escuchar medidas que nunca alcanzan éxito.

La humanización de los pasajeros se dará cuando el colectivo se ponga de acuerdo para exigir un servicio digno desde ya, sin esperar el censo del parque vehicular, tampoco las nuevas flotillas de autobuses para los nuevos corredores o los cinco meses para que retiren las chatarras, de lo contrario, los días pasarán, el INTRANT seguirá dando órdenes que los conductores buscarán evadir y en los grandes autobuses seguirá el grupo de la base sintiéndose como sardinas en lata.

Arbitrariedad o justa medida

Escrito por josefinaopina18 08-03-2018 en JUSTICIA. Comentarios (0)


El Dr. Gomez guardará prisión  por tres meses más, MP lo acusa de homicidio voluntario

La Justicia dominicana lleva mucho tiempo abusando de la prisión preventiva como medida de coerción. Si bien es cierto, así como una persona puede ser hallada culpable de un delito también puede ser inocente pero algunos jueces mantienen imputados en la cárcel desde tres hasta dieciocho meses con maleantes de todo tipo: sicarios peligrosos, violadores, asesinos, narcotraficantes, etc. Esta arbitrariedad se ha puesto muy de moda y pasa en frente de nuestras narices sin que nadie "hale a capítulo" a los que imparten justicia.

El seis de septiembre del año pasado,  nos dimos por enterados de una situación que conmocionó al país y refleja lo antes sustentado, a tal grado que podemos llegar a afirmar que La Justicia está haciendo un acto de injusticia.

Se trata de Julio Gómez, el doctor y pastor evangélico que vive un  infierno luego de su autodefensa contra quien quería convertirse en su verdugo. Durante el forcejeo para impedir ser asesinado, su asaltante resultó lesionado. Ya sin fuerzas en el pavimento, la comunidad enardecida se lanzó contra el antisocial terminando de causarle la muerte.

El caso está en su proceso de investigación. Aunque aun no declaran culpable a Gómez, éste lleva seis meses y debe cumplir tres más en el correccional de Monte Plata viendo como La Justicia dominicana se empeña en adjudicarle un crimen que entiende no cometió.

Según nuestro Código Procesal Penal, la prisión preventiva se aplica en los casos en que no se pueda evitar la fuga del imputado con la imposición de otras medidas menos gravosas.

Ahora bien, ¿qué peligro para la sociedad puede representar un ginecólogo con 30 años de ejercicio, filántropo,  padre de familia respetado por su comunidad que lo conoce como una persona de buenos principios?

¿Por qué abusar de la prisión preventiva como medida de coerción cuando el  mismo Código Procesal Penal ofrece otras seis opciones menos pesadas y sobre todo aplicables para el hoy imputado Julio Gómez?

Al galeno se le puede imponer como medida de coerción: garantía económica,  impedimento de salida, vigilancia extrajudicial y control judicial periódico, presentación periódica, colocación de localizadores electrónicos o arresto domiciliario. En el mejor de los casos, el juez pudiera prescindir de cualquier medida si Gómez promete que no saldrá del país hasta que el caso se esclarezca.

¡Alcen las manos los que creen que el pastor puede esperar el juicio en su casa y presentarse periódicamente una vez al mes como los imputados de Odebrecht que si le hicieron daño a la sociedad pero están fuera de un reclusorio!

La realidad que vive el Doctor Julio Gómez, nos hace convidar al Poder Judicial para que supervise las imposiciones de los jueces y las solicitudes del Ministerio Publico. Sería bueno escuchar las explicaciones de por qué con tantas opciones, personas con buena reputación que no representan ningún peligro de fuga tengan que convivir con los peores maleantes del país por la desidia de un magistrado que acoge sin reservas la solicitudes arbitrarias del Ministerio Público.


“Yo no lo sabía”

Escrito por josefinaopina18 22-02-2018 en Presidente. Comentarios (0)

 “Yo no lo sabía”

Ahora los que toman las decisiones actúan como si fueran un chiquillos ingenuos e inmaduros que con vanas excusas pretenden resarcir los daños.

!No señor presidente!, errores garrafales como designar de viceministro a un preso no es un equívoco que pueda ocurrir en los gajes de su oficio.

Su poco compromiso con el país se resume en los decretos del pasado martes. El país se merece un estadista comprometido, que esté consciente de lo que firma y a quien designa en los puestos públicos.

Es imperdonable seguir creyendo en usted y sus secuaces que no se fijan ni en el mínimo detalle a la hora de hacer un “pago de favores”.

Presidente Danilo Medina y Van Troy Suazo

LOS VELORIOS BARRIALES

Escrito por josefinaopina18 22-02-2018 en Barrio. Comentarios (0)

LOS VELORIOS BARRIALES

Cuando una persona no está afiliada a un gremio funerario o simplemente éste no le cubre un servicio en la funeraria; sólo sillas, lona y ataúd, los familiares tienden a velar al difunto en su casa. Esto sucede con mayor frecuencia en los barrios. Y como es de esperarse, mi barrio no es la excepción.

Era uno de esos días calurosos del verano: los hombres jugaban Dominó, las mujeres se reunían en la "sombrita" para contar los chismes más calientes y los niños jugaban gritando a más no poder, impidiendo a los vecinos "wachimanes" conciliar el sueño.

El día parecía no tener novedad, hasta que vino un señor a dar una noticia desastrosa: a Lala, una vecina nuestra, le acababa de suceder un desastroso accidente:

Mientras cruzaba la calle, una guagua voladora la atropelló. Las gomas del vehículo aplastó su cabeza. Como comprenderán Lala, nuestra vecina, murió.

La noticia nos dejó con la boca abierta. 

Como era de esperarse un grupo decidió ir al lugar de los hechos para confirmar lo dicho. Aunque, para decir verdad, la mayoría de los que fueron ni siquiera conocían a la difunta.

La occisa mientras vida tuvo se dedicó a vender productos AVON. Dejó mucho dinero en la calle porque fiaba mucho y pocos le pagaban. ¡Cosas de la vida!, en su velorio estaban sus amigos, enemigos, deudores y personas que nunca en su infeliz vida pudo haber visto.

Los vagos jugadores trasladaron la mesa de Dominó al velorio. Ni siquiera la muerte de una vecina podría detener el vicio de su tan admirable y adorado juego.....


Alza de los combustibles

Escrito por josefinaopina18 12-02-2018 en Carta del Lector. Comentarios (0)

08 de febrero de 2018

Alza de los combustibles

Señor Director:

El país ya no aguanta que semanas  tras semanas el Ministerio de Industria y Comercio aumente el precio de los combustibles.

Este problema no solo aqueja a los conductores,  también a los de a pie, a las amas de casa que cada día  llevan menos provisiones alimenticias a su hogar por la misma cantidad de dinero destinada para llenar la despensa.

Todas las semanas, es molestoso escuchar como los choferes del transporte público amenazan con aumentar el costo del pasaje bajo la excusa: “el gasoil subió y el pasaje también debe subir”.

Sin duda, tristemente, el alza de los combustibles que trae consigo una inflación generalizada no es proporcional a los sueldos de los empleados.

¿Y qué hacemos nosotros?

¿Ver cómo el gobierno actual y sus secuaces se lucran del erario, nos endeudan, y nos vuelven a incrementar  los impuestos “porque todos debemos de pagar” para seguir saldando sus malas decisiones y despilfarros?

Por un poquito de decencia, honorable primer mandatario de la República,  utilice otros métodos para recaudar fondos que no sean seguir lacerando los tristes y miserables bolsillos de los menos pudientes.

Saludos cordiales

Josefina Medina

medina.josefina2693@gmail.com

#######